Afición al Querétaro, más allá de un simple sentimiento

Afición al Querétaro es transmitida de padres a hijos.

La afición al Querétaro y el futbol representan familia, unidad y felicidad, definen seguidores de los “Gallos Blancos”.

Al mismo tiempo indican que, dicha pasión la perciben como un vínculo motivacional para llevar a cabo de mejor manera las actividades cotidianas,.

«Se trata de una pasión que mueve miles de corazones en un estadio».

Al respecto, algunos aficionados , precisan que la afición por un club como “Gallos Blancos” del Querétaro además de representar pasión también constituye respeto, un valor fundamenta en los tiempos modernos, sobre todo en la asistencia a los estadios, donde acompañar y apoyar al equipo es parte esencial del “ritual” del fútbol.

También es alegría y tranquilidad

Para Jorge Samayoa, aficionado queretano, se trata de  un momento de alegría y tranquilidad, algo que apasiona, que se disfruta mucho en el ambiente.

«La afición es muy importante para todos los equipos, ya que para los jugadores es sentir la animación, que  los inspira y motiva a entregarse para ganar”. 

Por otro lado, algunos seguidores más subrayan que no importan que tan exitoso o tradicional sea un equipo; ya que, si su afición conecta con el club, este adquiere mayor presencia dentro y fuera del terreno de juego, y más cuando la lealtad y el apoyo es incondicional.

El fútbol es parte de la vida queretana 

Distinguida por su pasión y entrega, la afición al Querétaro y el futbol es parte de la vida y tradición familiar en el entorno queretano, porque desde pequeños, a los niños se les inculca el gusto y admiración por los “Gallos Blancos”, que en gran medida les es transmitida por padres y hermanos.

«Ser de Gallos Blancos es algo más allá de una simple afición, es pasión y entrega, es poder seguir de cerca al equipo de tus amores, así como acompañar a los jugadores en sus partidos, siempre bajo un escenario de responsabilidad y respeto al mostrar el orgullo por ser albiazul». 

Gallo desde los cinco años 

“Mis papás me han llevado a partidos desde que era muy pequeño, como de cinco años, y desde entonces apoyo a los Gallos Blancos”, comenta Adrián Sánchez Rosas; quien a su vez confiesa que, ha seguido preservando la tradición familiar, al inculcarle su pasión a su familia, principalmente a sus hijos.

“Disfruto mucho de asistir a los partidos con mi familia, porque he encontrado un ambiente indescriptible, donde hay muchas emociones, donde las emociones se viven al máximo y se convive con la gente”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn