Brexit: Johnson quiere unir a la gente

«Hago un llamado a todos para que pasen página y comiencen a sanar las heridas», después de más de tres años de desgarramiento desde el referéndum de 2016 que decidió el Brexit, dijo Boris Johnson en un breve discurso en el 10 de Downing Street.

Se dirigió a los eurófilos y a los que no votaron por él, insistiendo en su voluntad de centrarse ahora en prioridades como la salud, la seguridad, la educación y las infraestructuras.

El jueves, los conservadores ganaron una mayoría de una magnitud nunca vista desde Margaret Thatcher en 1987, ganando 365 escaños (+48) de 650 según los resultados finales, gracias a la toma de las circunscripciones obreras adquiridas hace décadas por el Partido Laborista, pero a favor de la «licencia».

La participación fue del 67,23%, ligeramente inferior a la de las elecciones de 2017.

Según Boris Johnson, su victoria fue el resultado de la «irrefutable, irresistible e indiscutible decisión» de los británicos, cansados de varios años de psicodrama, de pasar página en la UE tras 47 años de un matrimonio turbulento.

Fue recibido en el Palacio de Buckingham por la Reina Isabel II, quien lo acusó oficialmente de formar un nuevo gobierno.

«Un competidor»

El principal partido de la oposición, el Partido Laborista, colapsó a 203 escaños (de 262 antes), su peor resultado desde 1935, colocando a su muy izquierdista líder Jeremy Corbyn, humillado, en un escaño de expulsión. Preguntado sobre su sucesión, respondió en Sky News que el Comité Ejecutivo Laboral se reuniría «a principios del próximo año» para discutirlo.

El septuagenario paga por su ambigua posición sobre la salida de la UE -que aboga por un nuevo referéndum sin tomar posición por sí mismo- y su supuesta falta de firmeza ante el antisemitismo dentro de su partido.

«He votado a los laboristas toda mi vida. Fue Brexit el que me hizo cambiar de opinión porque estoy muy cansado», dijo a AFP Colin Spottswood, un comerciante de 65 años de edad en Blyth, un bastión del Partido Laborista durante casi 70 años, que cayó en manos de los conservadores.

Por el momento, Brexit no cambiará nada durante el período de transición hasta finales de 2020 previsto en el acuerdo de divorcio celebrado por Boris Johnson con Bruselas para evitar una interrupción repentina y caótica de la economía.

Pero se avecina una nueva fase peligrosa para los próximos meses e incluso años: la de las complejas negociaciones sobre la futura relación con el bloque europeo, el principal socio comercial de Gran Bretaña. Se espera que se completen a finales de 2020, un calendario considerado «muy ambicioso» por la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

«Tendremos un competidor en nuestra puerta», advirtió la Canciller alemana Angela Merkel. Este competidor no debe ser «injusto», prosiguió el presidente francés Emmanuel Macron.

No se trata de concluir estas discusiones a cualquier precio: los resultados deben ser «equilibrados», advirtió el Presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

Fiel a su apoyo, el presidente estadounidense Donald Trump quiso hacerse más atractivo prometiendo «un nuevo acuerdo comercial enorme[…] potencialmente mucho mayor y más lucrativo que cualquier acuerdo que pudiera celebrarse con la Unión Europea».

¿Independencia escocesa?

Los nacionalistas escoceses del SNP no se han hecho eco del llamamiento de Boris Johnson a la unidad, cuyo aumento de 35 a 48 escaños alimenta el deseo de independencia.

Este éxito «refuerza el mandato» para un nuevo referéndum sobre el futuro de Escocia, opuesto a Brexit, después del que se perdió en 2014, dijo el primer ministro escocés Nicola Sturgeon.

Sin embargo, nada es seguro para el jefe del SNP, ya que Boris Johnson reiteró el viernes por la noche su oposición a un segundo referéndum, durante su primera entrevista telefónica desde su reelección.

En Irlanda del Norte, los sindicalistas del DUP, incluido su líder de grupo en Westminster Nigel Dodds, que había sido eliminado, dieron paso a los nacionalistas a favor de la reunificación de la isla de Irlanda, planteando también allí la cuestión de la disolución del Reino.

Boris Johnson rechazará su programa legislativo durante el tradicional discurso de la Reina el jueves, cuando regrese el Parlamento. Antes de Navidad, tiene la intención de presentar a los eurodiputados el acuerdo de divorcio negociado con Bruselas, que hasta ahora ha sido rechazado por falta de mayoría, para su adopción antes del 31 de enero.

«Estoy encantado porque el Brexit ha durado demasiado y[…] tenemos que seguir adelante», comentó David Lawrence, de 56 años, que trabaja en la construcción en Londres, resumiendo un sentimiento muy compartido por los votantes.

Para los liberales demócratas, que querían detener a Brexit, fue una ducha de agua fría: no sólo perdieron un escaño, con 11 diputados, sino que su líder, Jo Swinson, no fue reelegido, firmando la derrota del bando de los que apoyaban el mantenimiento del país en la UE.

Facebook
Twitter
LinkedIn
[banner count=1 group='contenidos']

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más recientes

Categorías

[banner count=1 group='barra-lateral']