En comicios de la Cuauhtémoc habrían interferido votos promovidos por la familia Barrios

Foto: especial

México, a 25 de junio.- Todavía se analizan los motivos o causales por los cuales el territorio capitalino quedó dividido a un nivel tan marcado que innumerables “memes” han salido a la luz desde que se informaron las primeras cifras del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) a casi un mes de de distancia de la elección que reconfiguró el mapa político en la Ciudad de México. 

Ahora bien, el caso concreto de la alcaldía Cuauhtémoc, la candidata aliancista Sandra Cuevas Nieves, que resultó ganadora por casi 10 puntos de diferencia, no es motivo de parodia o burla, ya que la coacción del voto por parte del llamado “Clan Barrios” a su favor, estaría involucrado un emporio de delincuencia, impunidad e intimidación gestado al interior del sector informal en el primer cuadro de la ciudad y liderado por Alejandra Barrios Richard. 

Este grupo, con un poder que genera medio millón de pesos de cuotas al día, ya que aglutina  a más de 11 mil 300 comerciantes, además cuenta con algunos integrantes de la familia como líderes de comerciantes en distintas colonias de la alcaldía, tales como Juárez, el Centro Histórico, Roma, Condesa, entre otras; e inclusive se tiene registro de que están afiliados a diferentes corrientes políticas de la capital. 

El caso de Alejandra Barrios, como ejemplo de lo anterior, se tiene registro de que para los comicios del pasado 6 de junio del año en curso intentó postularse por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), al tiempo que lo hizo su hija, Diana Sánchez Barrios por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y su nuera, Lorena Osornio de manera independiente. Eso, de acuerdo con un reporte de la Fiscalía Ciudadana Anticorrupción y una tarjeta informativa de la alcaldía Cuauhtémoc. 

Por medio de otra de las hijas de Alejandra, Silvia Sánchez Barrios, quien también se identifica como líder de comerciantes, buscaron acercarse a MORENA por si eso no fuera suficiente. El conjunto de medidas se traduce en la búsqueda del poder en la alcaldía por las diferentes rutas ideológicas de la capital.

Queda la duda por saber si se trató de comicios transparentes o debería ser analizada su nulidad luego de estos antecedentes, así como de las acusaciones y testimonios que se han derivado desde el día de la jornada electoral que apuntan a la compra de votos en favor de Sandra Cuevas. 

 

Detención de Alejandra Barrios y compra de votos 

 

Cuando alguna o algunas de las causales para anular una casilla se acrediten en por lo menos el 20 % de las mismas, en el distrito electoral en cuestión, de acuerdo al Articulo 76 de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, inciso A, los tribunales electorales pueden declarar la nulidad de una elección. 

Por otro lado, la misma ley indica como causal de nulidad “ejercer violencia física o presión sobre los miembros de la mesa directiva de casilla o sobre los electores siempre que esos hechos sean determinantes para el resultado de la votación”; no obstante, las violaciones deberán ser acreditadas de manera objetiva y material, de manera que exista material probatorio que demuestre los hechos-motivo de las irregularidades.

Lo anterior, encaja en el panorama de la coacción del voto que presuntamente habría ocurrido en la Cuauhtémoc, y que había sido concebido por el “Clan Barrios”, grupos delincuenciales de la alcaldía y operadores políticos del PRI; todos ellos señalados por vecinos de la alcaldía, quienes han denunciado que a través de un sistema de folios y fotografías habrían vendido sus sufragios entre mil y tres mil pesos el día de la elección.

La mayor parte de los votos comprados bajo este mecanismo, según las mismas declaraciones de vecinos, apuntan a que sería de comerciantes afines al “Clan Barrios”, quienes además de aprovecharse de la necesidad de sus afiliados como arma de persuasión, también habrían empleado modalidades de intimidación.

Secundada por su familia, Alejandra Barrios afirma que son parte de una persecución política en su contra y niega los delitos de extorsión y robo en pandilla agravados, de los que fue acusada y detenida en días recientes, la ex diputada del PRI y líder de comerciantes. 

Pese a las evidencias que han abierto al público el peculiar historial de Alejandra y el “Clan Barrios”, ante la detención, la alcaldesa electa Sandra Cuevas expresó en twitter su apoyo a la que calificó como “gran líder de comerciantes”. 

 En este marco sería inconsistente la ponencia que hace poco dio en entrevista Sandra Cuevas relacionada con los métodos que pondrá en marcha en materia de seguridad, de la cual dijo: “no venimos de la mano del crimen organizado, nosotros no venimos a proteger al delincuente… vamos a darle seguimiento a todos estos delincuentes que lleguen al MP y a la carpeta de investigación para que no los dejen ir”.

 En conclusión, subrayó que, uno de los motivos de su triunfo se debió al hartazgo de los vecinos, quienes le han manifestado los casos de extorsión de los que son objeto, justo uno de los delitos que más se le atribuyen al Clan Barrios.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn