Insultos y acusaciones en el primer debate Trump vs Biden

Insultos y acusaciones en el primer debate Trump vs Biden

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el exvicepresidente demócrata Joe Biden intercambiaron insultos y acusaciones en el primer debate por las elecciones a la presidencia de Estados Unidos

El debate se llevó a cabo el martes de esta semana, en el cual los aspirantes a al presidencia se cuestionaron mutuamente sus capacidades en una noche tensa y caótica, a 35 días de las elecciones presidenciales.

En el primer debate, de los tres programados, entre el candidato presidencial demócrata Joe Biden y el presidente republicano Donald Trump, ambos buscaron no cometer ningún error pero para el mandatario era más urgente esta oportunidad para intentar cambiar las tendencias en las encuestas que lo tienen a entre 8 a 10 puntos abajo de su retador.

A pesar de la coyuntura electoral sin precedente enmarcada entre la peor crisis de salud pública en un siglo, la crisis económica más severa desde la Gran Depresión y estallidos sociales de protesta contra el racismo sistémico y una crisis política y constitucional ya anunciada por Trump al declarara que no respetará los resultados ni el traslado pacífico del poder si pierde las elecciones del 3 de noviembre, la contienda se ha mantenido notablemente estable.

Posturas de los candidatos en el debate

Trump acusó a Biden de ser «socialista», pero el candidato demócrata desestimó sus ataques afirmando que «todo el mundo sabe» que Trump «es un mentiroso».

El mandatario interrumpió constantemente a Biden y lo corrigió varias veces. Incluso el moderador Chris Wallace le pidió que dejara hablar a su oponente ante lo cual Trump increpó al periodista: «Parece que estoy debatiendo contigo, no con él, pero no me sorprende».

Trump, quien es considerado un maestro en convertir cualquier evento en su “reality show”, asumió atacó a Biden y a su hijo Hunter Biden, para provocar a su contrario, y reiterar la avalancha de afirmaciones engañosas sobre su manejo “fenomenal” de las múltiples crisis, afirmando que “nunca ha habido un gobierno que haya hecho lo que yo he logrado” y desplegando su advertencia de que Biden y los demócratas representan una amenaza de la “izquierda radical” al futuro del país.

Por su parte, Biden buscó evitar sus frecuentes accidentes verbales o caer en las provocaciones de Trump. Entre interrupciones y acusaciones de su contrincante, se mantuvo en gran medida firme y se enfocó en los flancos vulnerables del presidente, incluyendo las revelaciones de que ha pagado mucho menos en impuestos federales que la gran mayoría de los ciudadanos del país. También atacó la credibilidad del presidente una y otra vez, y el manejo irresponsable de la pandemia.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn