Llegan restos de Isabel II al palacio de Buckingham

México 13 septiembre._ Hoy llegaron al palacio de Buckingham los restos mortales de Isabel II. Es la que fuera su residencia oficial en Londres por siete décadas, antes de seis días de homenaje popular y un funeral de Estado el 19 de septiembre.

Miles de personas se apostaron al borde de carreteras y calles para ver pasar el féretro durante su poco más de una hora de trayecto desde la base militar de Northolt, donde llegó procedente de Escocia. Los ciudadanos rompieron en aplausos antes de su entrada en el palacio.

Una aeronave C-17 Globemaster, usada recientemente en misiones de ayuda a Ucrania, fue la encargada de transportar los restos de la monarca, con el féretro cubierto con el estandarte real y una corona de flores.

Horas antes, ocho personas habían sacado el ataúd bajo las miradas de emoción de una multitud reunida a las puertas de la catedral de Saint Giles, en Edimburgo, donde permaneció en una capilla ardiente desde el lunes.

La única hija de la reina, la princesa Ana, de 72 años, acompañó el último viaje de Isabel II. Los restos mortales pasarán la noche en el palacio de Buckingham rodeados por los miembros de la familia real, encabezados por el nuevo monarca Carlos III, quien comenzó una gira por las cuatro naciones que forman Reino Unidos: Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte.

El ataúd de plomo

El ataúd de Isabel II, frente al que desfilarán cientos de miles de personas hasta sus exequias, está hecho de roble inglés y forrado de plomo y fue fabricado hace más de 30 años, como el de su marido, el príncipe Felipe, fallecido en abril de 2021, explicó este lunes el diario The Times.

La empresa funeraria londinense Leverton and Sons, encargada de las exequias reales, explicó al diario británico hace cuatro años que no sabían cuándo ni quién había fabricado ambos ataúdes. Que les fueron entregados en 1991 cuando empezaron a trabajar como proveedores oficiales de la casa real británica. «Es de roble inglés, que es muy difícil de encontrar» y muy caro, explicó entonces su directivo Andrew Leverton.

afp/reuters/ap /rr

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn