Siete personas heridas en un terremoto cerca de una planta de energía nuclear en Irán

La planta de energía nuclear de Bouchehr en Irán, fotografiada el 10 de noviembre de 2019.

Varias horas después del incidente, las autoridades no informaron de ningún daño a la planta, que está situada en la región de Bouchehr, en el suroeste de Irán.

El temblor se sintió en Bouchehr, donde se encuentra la planta nuclear iraní del mismo nombre en la costa, según la agencia oficial de noticias iraní Irna.

Citado por la televisión estatal iraní, Jahanguir Dehghani, director general de la célula de crisis en la provincia de Bouchehr, dijo que «7 personas resultaron heridas por este terremoto», tres de las cuales ya han sido dadas de alta del hospital.

En cuanto a los daños materiales, la televisión estatal sólo menciona «grietas en algunos edificios».

Y según el Sr. Dehghani, «el equipo de la célula de crisis está (en el lugar) y evaluando los daños».

Con un epicentro a 10 kilómetros bajo tierra, el terremoto sacudió un área de 17 kilómetros al sureste de la ciudad de Borazjan a las 06:49 (03:19 GMT), según la página web del American Geological Survey (USGS).

Este terremoto se produce dos semanas después de que un terremoto de magnitud 5.1 golpeara la misma área sin causar ninguna baja o daño significativo.

Situado en los confines de varias placas tectónicas y atravesado por varias fallas, Irán es una zona de alta actividad sísmica. El último gran terremoto ocurrió en noviembre de 2017, cuando un terremoto de magnitud 7,3 en la provincia occidental de Kermanshah mató a 620 personas.

Programa nuclear

La central eléctrica de 1.000 megavatios de Bouchehr fue construida por Rusia y fue entregada oficialmente en septiembre de 2013, después de años de retraso.

En 2016, las empresas rusas e iraníes comenzaron a construir otros dos reactores de 1.000 megavatios en Bouchehr. Se espera que el trabajo tome 10 años.

Los vecinos del Golfo de Irán han expresado repetidamente su preocupación por la fiabilidad de la central eléctrica de Bouchehr y el riesgo de fugas radioactivas en caso de un gran terremoto.

La República Islámica desea construir 20 centrales nucleares a largo plazo para diversificar sus recursos energéticos, a fin de depender menos de los combustibles fósiles para el consumo interno.

Su programa nuclear está en el centro de una disputa con los Estados Unidos, que sospecha que el Irán está tratando de adquirir la bomba atómica, lo que Teherán niega categóricamente.

Las tensiones entre los dos países han seguido aumentando desde la retirada unilateral del presidente estadounidense Donald Trump en mayo de 2018 del acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní, seguida del restablecimiento de las duras sanciones económicas contra Teherán.

Han alcanzado un nuevo pico en los últimos días con el asesinato por parte de Washington el viernes de un general iraní en Irak y los ataques con misiles disparados en represalia por la República Islámica el martes por la noche contra una base iraquí utilizada por el ejército estadounidense.

Desde mayo, el Irán ha dejado de cumplir algunos de sus compromisos en virtud del acuerdo en represalia por las sanciones de los Estados Unidos, que hasta ahora había cumplido, según el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Tras la muerte del general iraní, Teherán anunció el 5 de enero que ya no se sentía obligado por ningún límite «en el número de sus centrifugadoras».

Concluido en 2015 entre Irán, Estados Unidos, China, Rusia, el Reino Unido, Francia y Alemania, el acuerdo sobre el programa nuclear de Irán permitió el levantamiento de parte de las sanciones contra Teherán a cambio de su compromiso de no adquirir armas nucleares.

Facebook
Twitter
LinkedIn
[banner count=1 group='contenidos']

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más recientes

Categorías

[banner count=1 group='barra-lateral']