Sitios culturales Iraníes amenazados: El triunfo persiste y hay señales de ello

La Plaza Naghch-e Jahan, en el centro histórico de la ciudad de Isfahán, Irán, es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. El presidente Trump amenaza con atacar los sitios culturales iraníes si la República Islámica reacciona militarmente para vengar la muerte del poderoso general Qassem Soleimani.

Su jefe de diplomacia, Mike Pompeo, se había pasado la mañana insistiendo en que Estados Unidos respetaría el «derecho internacional» en caso de represalias contra Teherán.

Pero lejos de retractarse, el presidente estadounidense reclamó sus palabras en la noche.

«Permitimos que maten a nuestra gente. Permitimos que torturen y mutilen a nuestra gente. «Les permitimos usar bombas para volar a nuestra gente. ¿Y no se nos permite tocar sus sitios culturales? No funciona así», dijo a los periodistas a bordo del avión presidencial Air Force One.

La controversia surgió a partir de un tweet en el que Donald Trump amenazaba con atacar 52 sitios si la República Islámica reaccionaba militarmente para vengar la muerte del poderoso general Qassem Soleimani, muerto por un ataque estadounidense en Irak el viernes.

Estos 52 sitios – como un tributo simbólico a la cantidad de estadounidenses retenidos como rehenes, desde finales de 1979, en la embajada de Estados Unidos en Teherán – son «de muy alto nivel y muy importantes para Irán y para la cultura iraní», dijo.

En una frenética gira por las mañanas de los medios de comunicación estadounidenses, Mike Pompeo pasó a recalcar, sin contradecir abiertamente al presidente estadounidense, que Washington respetaría el «marco de la ley».

«Los estadounidenses necesitan saber que siempre los defenderemos y lo haremos dentro del marco del derecho internacional y la Constitución de los Estados Unidos», dijo a CNN. En ABC, añadió que «cualquier objetivo que pudiéramos alcanzar sería un objetivo legal», sin especificar los sitios ya identificados.

Amenaza «inmoral»

Apuntar a los sitios culturales constituiría un «crimen de guerra», reaccionó no sólo el jefe de la diplomacia iraní, Mohammad Javad Zarif, sino también, en Estados Unidos, juristas, ex diplomáticos y miembros de la oposición democrática.

Los internautas publicaron imágenes de los sitios históricos emblemáticos de Irán, entre ellos la antigua ciudad de Bam y el antiguo bazar de Tabriz, que figuran entre la veintena de sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Para Nicholas Burns, embajador de Estados Unidos ante la OTAN bajo el presidente republicano George W. Bush, la amenaza de Donald Trump «es inmoral y va en contra de los valores estadounidenses».

Actualmente profesor de la Universidad de Harvard, destacó que el gobierno de Trump ha apoyado una resolución destinada a evitar que el grupo del Estado Islámico (EI) destruya sitios del patrimonio mundial, como la antigua ciudad de Palmira en Siria.

Mohammad Javad Zarif hizo bien en establecer un paralelismo entre las amenazas de Donald Trump y la IE.

«Un recordatorio para aquellos que alucinan al soñar con imitar los crímenes de guerra de la IE apuntando a nuestro patrimonio cultural: durante milenios en el curso de nuestra historia, los bárbaros han venido y arrasado nuestras ciudades, arrasado nuestros monumentos y quemado nuestras bibliotecas», escribió en su tríptico.

«¿Dónde están hoy? Todavía estamos aquí».

Otros compararon estas amenazas con la destrucción por parte de los talibanes, en marzo de 2001, de los gigantescos Budas de Bamiyan en Afganistán.

La senadora Elizabeth Warren, bien situada en las primarias demócratas para nominar al candidato que desafiará a Donald Trump en las elecciones presidenciales de noviembre, respondió directamente al mensaje del presidente en Twitter:

«Usted amenaza con cometer crímenes de guerra. No estamos en guerra con Irán. Los americanos no quieren una guerra con Irán».

Pero un ex funcionario de alto rango de los Estados Unidos era más escéptico.

«Me resulta difícil creer que el Pentágono vaya a proporcionar a Trump objetivos que incluyan sitios culturales iraníes», escribió Colin Kahl, ex asesor de seguridad del vicepresidente demócrata Joe Biden.

«Puede que a Trump no le importen las leyes de la guerra, pero a los funcionarios y abogados (del Departamento de Defensa) sí… Y atacar sitios culturales es un crimen de guerra».

Facebook
Twitter
LinkedIn
[banner count=1 group='contenidos']

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más recientes

Categorías

[banner count=1 group='barra-lateral']